title.site title.site

Miércoles, 28 de febrero de 2024

Patrimonio y Organización

La Administración General especializa los puestos de trabajo y regula los méritos de los funcionarios a través de coeficientes matemáticos

Una nueva orden, pactada con los sindicatos, tras un año de trabajo, moderniza el trabajo público, reforzando los principios de seguridad jurídica, objetividad y transparencia

Las medidas favorecen la promoción profesional y persiguen la eficacia en la prestación de los servicios a los ciudadanos

La Administración General de la Comunidad Aragonesa se encuentra inmersa en pleno proceso de modernización, actualizando sus necesidades organizativas y estableciendo un nuevo modelo de baremar los méritos de los funcionarios. Los cambios, que llegan de la mano de una nueva orden de Hacienda y Administración Pública, pactada con los sindicatos tras un año de trabajo, persigue adaptarse a las nuevas necesidades, dando respuesta por igual a las demandas de los ciudadanos y a las aspiraciones de los funcionarios.

Los principales cambios persiguen una “especialización de los puestos de trabajo de la Administración General”, explicó el Consejero de Hacienda y Administración Pública, Carlos Pérez Anadón, que espera que estas modificaciones contribuyan a “hacernos más eficaces en la prestación de los servicios y más eficientes en la distribución del personal, su formación, promoción y movilidad”.

Áreas funcionales

La especialización se apoyará en las áreas funcionales, una figura que cuenta con un precedente desde 2012 en las denominadas áreas de especialización, aunque entonces solo tenían un carácter orientativo. A partir de ahora, tendrán peso jurídico.

Las áreas funcionales van a favorecer de manera clara la promoción profesional y la movilidad de los funcionarios, ya sea dentro de la misma área o entre ellas, a través de los diferentes concursos que se ponen en marcha dentro de la Administración y que van a contar además con una baremación de los méritos de los funcionarios construida a base de coeficientes de ponderación que la hará más objetiva y justa.

La nueva disposición ordena las áreas funcionales en seis grupos: Gestión y Administración Pública; Actividad Económica e Industrial; Ordenación Territorial; Desarrollo Agropecuario y Forestal; Salud y Servicios Sociales y Educación y Cultura. Cada una de estas clasificaciones está conformada, a su vez, por distintas tareas que aglutinan todos los sectores y funciones de la Administración.

Concurso abierto y permanente

Los funcionarios podrán especializarse hasta en tres categorías de trabajos y, con esos méritos acumulados, podrán optar a mejorar su carrera profesional. La gran novedad de la posible promoción viene de la mano de las convocatorias, ya que tendrán carácter de concurso abierto y permanente para la provisión de los puestos (tanto los singularizados, que son los inherentes a alguna responsabilidad, como los no singularizados). Estos concursos tendrán periodicidad trimestral.

Los interesados podrán acceder y conocer la oferta de plazas libres a través de la intranet del Gobierno de Aragón y solicitar un nuevo destino. Las herramientas telemáticas permitirán también reflejar los méritos, validarlos y actualizarlos, de manera que los funcionarios puedan tomar sus decisiones con más seguridad.

Los méritos se clasifican en generales y específicos. Entre los primeros figura el tiempo que han pasado en un trabajo de escala superior –grado personal—antigüedad, tiempo de permanencia en el último destino, existencia de reducciones de horario y excedencia por cuidado de hijos y familiares que dificultan su promoción profesional.

Los específicos tienen en cuenta la formación especializada --recibida en cualquiera de los más de 350 cursos registrados que se imparten en la Administración y en otras entidades, como la Universidad o los sindicatos, y que tengan que ver con las áreas funcionales objeto del concurso--, la experiencia en puestos de la misma área funcional y el nivel superior al exigido en conocimiento de idiomas.

Objetividad

Cada una de estas acciones tiene una traducción en coeficientes de ponderación que permiten al interesado saber cuál es su puntuación y si reúne los méritos para el cambio de plaza y la consiguiente promoción. “Se ha optado por un sistema que aporte más seguridad y transparencia y que sea lo más objetivo posible”, señaló el consejero de Hacienda.

La orden que impulsa la especialización y regula la valoración de los méritos complementa el decreto de elaboración de las Relaciones de Puestos de Trabajo (RPT), recién aprobado en Gobierno, también con el apoyo sindical, y forma parte de un ambicioso proyecto de modernización de la Administración que valora tanto la racionalidad de la estructura como la accesibilidad del ciudadano.