title.site title.site

Martes, 25 de junio de 2024

Universidad

Díaz: “Vamos a hacer de la Universidad un referente en sostenibilidad ambiental y energética”

La consejera visita instalaciones fotovoltaicas financiadas por el contrato programa para una Universidad Abierta, Verde y Amable, que van a generar este verano el 5% de la energía de la Universidad de Zaragoza con un ahorro anual de 400.000 euros y un horizonte de casi 1,5 millones en 2026

Las placas colocadas en Educación autogeneran más del 27% de la energía que consume la Facultad.
Las placas colocadas en Educación autogeneran más del 27% de la energía que consume la Facultad.

La consejera de Ciencia, Universidad y Sociedad del Conocimiento, Maru Díaz, ha visitado hoy varias instalaciones fotovoltaicas ubicadas en cubiertas del campus de San Francisco en el marco del contrato programa entre el Gobierno de Aragón y la Universidad y que están permitiendo a la institución académica producir energía limpia y abaratar su factura de la luz.

La responsable autonómica, que ha estado acompañada por el vicerrector de Planificación, Sostenibilidad e Infraestructura de Unizar, Ángel Pueyo; los directores generales de Universidades y de Investigación e Innovación del Gobierno de Aragón, Yolanda Sancho y Ramón Guirado, y el decano Educación, Julio Latorre, ha destacado la apuesta conjunta por “hacer de la Universidad un referente en sostenibilidad ambiental y energética”.

Gracias a lo que ha venido a llamar “la revolución de los tejados”, el campus, “como motor de cambio e innovación”, será también “punta de lanza”, según ha dicho, en el avance hacia “un futuro más verde y respetuoso con el medio ambiente”.

Ese es el objetivo del contrato programa, por valor de 5 millones de euros, incluido en el modelo global de financiación hasta 2026, para una Universidad Abierta, Verde y Amable con la ciudadanía, y que pone a los Objetivos de Desarrollo Sostenible en el centro de todas las políticas.

Con esa financiación, condicionada al cumplimiento de objetivos, ha explicado, se está priorizando ahora un mayor uso de las energías renovables, dada la emergencia climática y el momento tan complicado que vive el mercado energético, pero también se está incentivando la movilidad sostenible en los campus y se va a apostar por una alimentación de proximidad y saludable, de forma que se reduzca de forma significativa la huella de carbono de la institución.

Con las placas ya instaladas gracias a la financiación del Ejecutivo en la Facultad de Educación de Zaragoza, que han visitado hoy, el edificio Betancourt de la Escuela de Ingeniería y Arquitectura y en las politécnicas de Huesca y Teruel, la Universidad genera actualmente el 2% de la energía que consume y ahorra en torno a 200.000 euros anuales. Pero aspira a llegar al 5% este mismo verano, con ocho nuevas instalaciones en cubiertas, que sumarán 1.099 placas y una producción de hasta 700 kWp, incluidas también en el contrato programa, lo que permitirá un ahorro estimado de 400.000 euros anuales.

La consejera explica el compromiso del Gobierno y la Universidad en la lucha contra el reto climático

En Zaragoza, se instalarán en las cubiertas de las clínicas de Veterinaria y en el edificio de Encefalopatías; en el pabellón deportivo del campus de San Francisco; en los edificios Betancourt, de la EINA, y Lorenzo Normante de la Facultad de Economía y Empresa, ambos en el campus Río Ebro, (en este último, contarán con baterías de acumulación). En Huesca, se colocarán en el pabellón Río Isuela, y en Teruel, en el edificio de Bellas Artes y en el colegio mayor universitario Pablo Serrano.

Y existe el compromiso, tal y como ha garantizado la consejera, de seguir incrementando la autoproducción de energía para disminuir la dependencia del suministro eléctrico, mejorar la eficiencia energética y minimizar las pérdidas de energía. Hasta 2026, cuando expira el modelo de financiación, está prevista la puesta en marcha de otras siete instalaciones fotovoltaicas -en las cubiertas de Geológicas, Matemáticas, Medicina A y en el aulario y la biblioteca del campus de Veterinaria- que permitirían auto producir otro 4% más de la energía que consume la Universidad.

Además, a estas actuaciones se sumarán hasta 5300 paneles solares en futuras marquesinas, en cada uno de los campus universitarios, sumando otro 10% más de generación verde, con una potencia instalada de 2400 kWp y haciendo que el ahorro total al final del contrato programa para la universidad pública ronde los 1,5 millones de euros.

A todo ello se suma “la apuesta por un modelo de construcción y rehabilitación sostenible en el campus, cuya esencia representa a la perfección la reforma de Filosofía y Letras”, un edificio que será climáticamente neutro y que servirá incluso de laboratorio para testar los avances en construcción sostenible. Además de con placas fotovoltaicas, la nueva facultad cuenta con aprovechamiento geotérmico, doble piel acristalada y cubiertas con acristalamientos removibles.