title.site title.site

Domingo, 14 de julio de 2024

Investigación y Ciencia

El CITA inicia la campaña de ensayos para el estudio y control de la mala hierba invasora Amaranthus palmeri

El proyecto subvencionado por el Programa de Desarrollo Rural del Gobierno de Aragón está liderado por Gabriel Pardo, investigador del departamento de Sistemas Agrícolas, Forestales y Medio Ambiente que cuenta con la colaboración de Ana Isabel Marí y Alicia Cirujeda del mismo departamento

En imágenes de archivo, fotografías de la mala hierba invasora Amaranthus palmeri.
En imágenes de archivo, fotografías de la mala hierba invasora Amaranthus palmeri.

El departamento de Sistemas Agrícolas, Forestales y Medio Ambiente del Centro de Investigación y Tecnología Agroalimentaria de Aragón (CITA) inicia este mes de abril la campaña de ensayos para el estudio y control de la mala hierba invasora Amaranthus palmeri dentro del proyecto “Cooperación entre entidades del sector agroalimentario en Aragón para el control integrado de la mala hierba invasora Amaranthus palmeri (COOLPALMERI) cuyo objetivo es contener su expansión. 

El proyecto, coordinado por el CITA, está subvencionado por el Programa de Desarrollo Rural de Aragón del Gobierno de Aragón y el Fondo Europeo Agrícola Rural (FEADER). Amaranthus palmeri es una especie, de ciclo estival, que se adapta perfectamente a las condiciones agroclimáticas del Valle del Ebro afectando principalmente al maíz, pero también a cultivos hortícolas, forraje y leñosos. El investigador principal del proyecto es Gabriel Pardo, que cuenta con la colaboración de las investigadoras en Malherbología de su mismo departamento, Ana Isabel Marí y Alicia Cirujeda.

En los últimos dos años, el proyecto se inició en 2021 y finalizará en 2024, se han llevado a cabo dos ensayos en Altorricón y localidades próximas. Aunque provisionales, se pueden extraer ya algunos resultados: se confirma la dificultad de su manejo con la totalidad de métodos directos de control ensayados. 

De ahí se derivan dos conclusiones: 1) extremar las medidas preventivas, como la limpieza de maquinaria o la utilización de estiércoles maduros etc., para que aquellos agricultores que no tienen sus campos infestados con ella (afortunadamente todavía la mayoría) continúen manteniendo sus parcelas libres de esta especie y 2) el manejo integrado es obligatorio: ningún método por sí mismo es suficiente para un control satisfactorio, sino que es imprescindible combinar varios de ellos.

Algunos aspectos que se han estudiado en estos dos años indican que la profundidad óptima de emergencia de las semillas de Amaranthus palmeri se sitúa en 1 centímetro de profundidad, pero a pesar de su tamaño milimétrico es capaz de emerger incluso desde 6 centímetros.

En cuanto al control químico, una sola aplicación de cualquier herbicida no es suficiente para controlar las emergencias escalonadas de Amaranthus palmeri que produce durante el verano, siendo mayor el número de episodios de emergencias cuanto más temprano se siembra el maíz.

Dentro de este tipo de control, los herbicidas aplicados en premergencia son los más eficaces, pero necesitan al menos otra aplicación en post emergencia muy temprana, con la mala hierba con un máximo de 4-5 hojas, para contener la infestación en unos parámetros razonables

En este sentido conviene, además, recordar la facilidad con que Amaranthus palmeri genera resistencias en todos los tipos de herbicidas, por lo que el control exclusivamente químico es inviable a largo, incluso a medio plazo.

En los dos años de proyecto que quedan, se quiere continuar evaluando aspectos relativos a la pérdida de rendimiento del maíz en función de la densidad de la mala hierba, y otros métodos culturales de manejo, como el retraso en la fecha de siembra o el control mecánico a la vez que se quiere trasferir los resultados al sector para concienciar de esta problemática.

Todas estas actividades se financian con un Grupo de Cooperación Autonómico que está compuesto por un total de 5 miembros, de los cuales 3 socios, son importantes empresas de Aragón: la Cooperativa Agrícola de Barbastro (con gran volumen de comercialización de productos del sector agrícola en la zona potencialmente afectada), Quality Corn S.A. (importante trasformadora y productora de variedades de maíz para consumo humano) y Mas Seeds Iberia-Agrar Semillas S.A. (referente productor de semillas de Aragón desde los años 60).

Los otros 2 miembros, no beneficiarios, son centros tecnológicos: el propio CITA y la Universidad de Zaragoza. Además, se cuenta con el apoyo del Centro de Sanidad y Certificación Vegetal (CTA) del Gobierno de Aragón, que facilitará el flujo de información hacia los agricultores y técnicos gracias a su estrecha relación con el sector agrícola.