title.site title.site

Miércoles, 28 de febrero de 2024

Juventud

El Instituto Aragonés de la Juventud plantea más recursos para atender a los menores de 30 años en las tres provincias

La directora gerente del IAJ ha cifrado en 800.000 euros el impulso extra a la atención personalizada y a las acciones para el bienestar emocional de los jóvenes aragoneses 

Cristina Navarro ha comparecido ante la comisión de Bienestar Social y Familia en las Cortes
Cristina Navarro ha comparecido ante la comisión de Bienestar Social y Familia en las CortesCortes de Aragón

Este martes la directora gerente del Instituto Aragonés de la Juventud, Cristina Navarro, ha comparecido en la comisión de Bienestar Social y Familia de las Cortes de Aragón para exponer las prioridades del organismo autónomo en la presente legislatura. Navarro se ha mostrado dispuesta a “ser un enlace entre la juventud y la administración” y a llevar a cabo “una escucha activa de todos los jóvenes, organizaciones, asociaciones y demás entidades” para que la gente joven “se sienta escuchada” y considere el Instituto Aragonés de la Juventud “como una segunda casa, una casa que les escucha y se preocupa por ellos”.

Tal y como ha detallado en su comparecencia, el presupuesto del IAJ ha aumentado respecto a 2023 más de un 15%, con un importe global de 8.602.984,85 euros: “Estamos hablando del mayor presupuesto de los últimos 13 años”, ha afirmado. Una parte significativa de este incremento se va a enfocar en lo que la gerente del IAJ ha definido como uno de los objetivos principales de esta legislatura: atender mejor la salud mental de los jóvenes aragoneses. Esto se va a hacer “incrementando el presupuesto y los medios de las asesorías de bienestar emocional, afectivo sexual, delitos sexuales y prevención digital”.

“Los datos nos preocupan y creemos que hay que actuar desde ya; el suicidio es la primera causa de muerte en España entre los 15 y los 29 años y la segunda causa de muerte en Aragón en jóvenes de los 15 a los 25 años”, ha remarcado Navarro. También se ha referido a los problemas en conductas afectivo sexuales, a la atención a víctimas de violencia sexual y a las llamadas ‘adicciones sin sustancia’, como la dependencia de las redes sociales o a los juegos on line.

Para atender todas las cuestiones de salud mental el IAJ refuerza sus asesorías con 800.000 euros para alcanzar tres objetivos: ampliar la cobertura de las atenciones con más profesionales para llegar a más jóvenes durante más horas, reducir los plazos de atención y extender este servicio a todo el territorio, puesto que “los jóvenes en el mundo rural también tienen el derecho a acceder a estos servicios de manera equitativa”, ha destacado.

“Vemos en nuestras asesorías, y también lo dicen estos y otros datos, que crecen los problemas de ansiedad, los síntomas depresivos, los problemas de baja autoestima y autoconcepto, los problemas en relaciones sociales, los problemas de control de ira… Tenemos que dar un paso al frente”, explicaba Cristina Navarro. Esta atención se va a ofrecer tanto de forma presencial, como en formato híbrido y por Internet para facilitar su accesibilidad.

Navarro ha anunciado una novedad respecto a estas asesorías: la puesta en marcha de un servicio de asesorías de urgencia que se activará en los casos en los que el profesional detecte que hay un riesgo grave: “Se dará prioridad a estos jóvenes y esta ayuda se prestará a través de una bolsa de horas extraordinaria”, ha detallado.

Nuevos protocolos

La gerente del IAJ ha anunciado la puesta en marcha de una iniciativa pionera en España: “Aragón va a ser la primera comunidad en crear tres protocolos: agresiones sexuales, bullying -que incluye el ciberbullying- y suicidio”, ha explicado. Se trata de un servicio que se quiere implementar antes de la semana blanca, y que se desarrollará en acampadas, campos de voluntariado, colonias y residencias de estudiantes con el objetivo de “detectar, prevenir y evitar” comportamientos y conductas de riesgo en esos espacios.

“Formaremos a monitores y directores de tiempo libre, técnicos de juventud y todos aquellos profesionales que trabajan directamente con jóvenes para que sepan detectar una señal de alarma”, ha explicado Navarro, “y también adaptaremos esa formación a niños y jóvenes” para que puedan reconocer esos mismos riesgos y avisar a un responsable para que se tomen medidas pertinentes.

Tiempo libre

Cristina Navarro se ha referido a las actividades de tiempo libre como “uno de los pilares del Instituto Aragonés de la Juventud”, que también ve incrementado su presupuesto para subvenciones dirigidas a los jóvenes que participan en actividades juveniles. “Hemos observado que, en los últimos años, esta línea se agota en tan sólo dos meses, lo que ha dejado a numerosos niños y jóvenes, casi 300 el pasado año, fuera de la oportunidad de disfrutar de los campamentos y actividades”. El objetivo es asegurar que los niños y jóvenes tengan acceso a estas actividades, “de manera equitativa, sin importar su situación”, ha dicho.

En este ámbito se ha comprometido también a modificar el reglamento de las Escuelas de Tiempo Libre y sus Enseñanzas en Aragón para que los chicos y chicas menores de 18 años puedan obtener el título de monitor de tiempo libre y hacer la parte teórica antes de cumplir la mayoría de edad y a regular por fin las colonias urbanas.

La preocupación por que las actividades del IAJ sirvan también para vertebrar el territorio también se refleja en las ayudas destinadas a entidades sin ánimo de lucro que operen en tres grupos de municipios: aquéllos con menos de 500 habitantes, con menos de 1.000 habitantes y con menos de 5.000 habitantes, para garantizar que todos los pueblos de Aragón tengan las mismas oportunidades.

Residencias y espacios del IAJ

Dentro del catálogo de propiedades del Gobierno de Aragón que gestiona el Instituto Aragonés de la Juventud, Cristina Navarro ha explicado sus planes para las residencias de estudiantes, los albergues juveniles, en cuya renovación se invertirán recursos, asñi como en otras instalaciones, como el centro social de Teruel. Sobre la gestión de las residencias Baltasar Gracián de Zaragoza y Ramón y Cajal de la Almunia, se plantean mejoras en las instalaciones, una adaptación a la normativa contra incendios y acciones para fomentar la eficiencia energética.

También ha anunciado que se va llevar a cabo la primera fase de la residencia Luis Buñuel de Teruel con los fondos FITE; en concreto, la fase 1 del proyecto para lo que ya ha comenzado la tramitación del expediente; ahora mismo se está modificando toda la documentación existente desde 2022.

Políticas transversales y de futuro

En su turno de réplica, en respuesta a los grupos parlamentarios, la gerente del Instituto Aragonés de la Juventud ha asegurado que se han sentado las bases para que exista “una comunicación activa y fluida con el INAEM, la Dirección General de Deporte, con Turismo, con el Instituto Aragonés de Fomento, con Vivienda, Salud Mental, Educación”, entre otros organismos y departamentos del Gobierno de Aragón, para “trabajar todos en sintonía y en la misma dirección en materia de juventud, ofreciendo a nuestros jóvenes la mejor ayuda posible”.

Otra de las inquietudes de la gerente del organismo autónomo tiene que ver con el modo en que la información, los servicios y programas llegan a los jóvenes aragoneses. “Una de nuestras prioridades es conseguir una conexión sólida con ellos adaptándonos a las formas que tienen para informarse”, ha destacado: “Queremos hablar en su lenguaje y darles respuestas usando sus códigos”.

Para conectar mejor con sus destinatarios, Navarro se ha comprometido con el fomento de la formación de los técnicos, la descentralización de las actividades, una renovación de los contenidos de los talleres y la creación de lo que ha denominado “la marca IAJ”. “Lo que no se comunica, no existe y los jóvenes no nos conocen”, ha lamentado: “Debemos crear una marca que sea reconocible y accesible” y para ello se va a apostar por la comunicación directa visitando institutos, centros educativos, asociaciones, federaciones, etc. y también por canales digitales.

Sobre la extinción del Plan Retorno Joven, ha explicado que “se le va a dar una vuelta 180 grados y se va a llevar a cabo desde otra Consejería, a través del Plan Talento, un plan muchísimo más ambicioso y bien estructurado con recursos económicos suficientes”, cercano al millón de euros. Así se va a garantizar que los jóvenes interesados puedan acogerse a ese nuevo programa y quienes se beneficiaban del anterior puedan hacer una transición fluida al Plan Talento. “Los jóvenes que vuelvan a casa será porque les damos oportunidades”, ha manifestado Navarro, “y eso no es competencia del IAJ sino de todo el Gobierno de Aragón”. “Todos estamos trabajando en ello; en que Aragón sea lo que tiene que ser, una tierra de oportunidades”, ha concluido.